Hace unos meses nos hicieron una entrevista para la revista Lecturas.

Hoy os acercamos el mundo del ADN y la alimentación para orientar la pérdida de peso individualizada.

¿Qué es la nutrigenética?

Es la ciencia que estudia como nuestras variaciones genéticas se asocian con una respuesta particular frente a la asimilación, biodisponibilidad o el metabolismo de los nutrientes que ingerimos con la dieta.

He leído que la alimentación no transforma nuestros genes, pero sí sus funciones. ¿Es correcto?

Algo así, la comida se forma de nutrientes que son los que en última instancia absorbemos y metabolizamos. Todos ellos tienen funciones reguladoras y estructurales, pero algunos, además modulan la expresión de los genes, es decir, su transformación a proteínas y las proteínas son las moléculas funcionales por excelencia.

¿Cómo modifica la alimentación el funcionamiento de los genes y cuáles son las variaciones más habituales que nos hacen tener más tendencia al sobrepeso u obesidad?

Aún es muy pronto para afirmar con certeza unas variantes que determinen nuestro peso corporal. Si bien ya se han identificado algunos ejemplos como el gen FTO 1 y el MC4R 2, es importante recalcar que el peso corporal es el resultado multifactorial de nuestro bagaje genético, nuestro desarrollo infantil, el aprendizaje nutricional, las conductas alimentarias aprendidas, el entorno obesogénico, la oferta alimentaria, el sedentarismo, por lo que resumir la tendencia al sobrepeso tan solo en unas variaciones genéticas es todavía demasiado prematuro. De hecho, se ha evidenciado que practicar ejercicio físico puede contrarrestar la tendencia al sobrepeso asociada con el gen FTO 3.

¿Qué genes son clave para perder o ganar peso?

Este tema aún se está investigando para llegar algún día a poder responder la pregunta con contundencia, pero podríamos decir que variantes en genes como el PLIN1, MMP2, PPARγ y TIMP4 se han asociado con una mayor o menor facilidad para perder peso mediante estrategias de dieta, ejercicio y psicología alimentaria con una duración de entre 3 y 12 meses 4. Es decir, en función de tu ADN en esas localizaciones, el individuo tendrá más o menos dificultades para conseguir el objetivo de pérdida de peso mediante estrategias sobre el estilo de vida.

¿Cómo influyen en el comportamiento de nuestro metabolismo? ¿Afectan a la saciedad, el sueño, el estado de ánimo…?

De momento la ciencia está estableciendo asociaciones entre distintos genes y comportamientos metabólicos como por ejemplo, asimilar los hidratos de carbono eficientemente o acumularlos en forma de grasa fácilmente, movilizar la grasa corporal con más o menos facilidad ante la práctica de ejercicio físico o tener una tendencia mayor a acumular grasa si comemos a unas horas determinadas del día. También hay genes que se han asociado con nuestra capacidad de sentirnos más o menos saciados tras las comidas y los ritmos de sueño-vigilia también parecen influir nuestro metabolismo cuando se ven alterados, pudiendo aumentar la probabilidad de acumular masa grasa corporal 5.

¿Hay alimentos concretos, y en general, que pueden incidir favorable o desfavorablemente en las variaciones genéticas? Por ejemplo, ¿sería correcto afirmar que el consumo excesivo de alimentos ultraprocesados puede provocar esas variaciones perjudiciales o que la dieta mediterránea las frena?

Hablar de alimentos o dietas son términos demasiado amplios, pues a nivel molecular, lo que podemos estudiar son los nutrientes. Sin embargo, es cierto que en la actualidad se está intentando trabajar también en investigación con patrones dietéticos tales como la dieta Mediterránea o una dieta de cafetería caracterizada por alimentos ultraprocesados, en este caso en animales de experimentación. Y, efectivamente, seguir un tipo de dieta u otro, modifica nuestros perfiles de expresión genética, como han podido observar distintos autores. Por ejemplo, una dieta Mediterránea disminuye la expresión de genes inflamatorios en personas mayores 6 o una dieta de cafetería aumenta la expresión de genes relacionados con la ingesta en el cerebro de ratones 7. El campo de estudio es prometedor, pero de momento nos toca hablar con mucha cautela.

¿En qué consisten los test de ADN que se realizan? Análisis de sangre, otras pruebas…

Habitualmente se trata de muestras de epitelio bucal y saliva que se toman al rascar con un hisopo en ambos laterales de la cavidad oral. En investigación, estas muestras pueden obtenerse de otros tejidos, pero comercialmente, ésta es la versión más habitual.

¿Me podríais dar un precio orientativo de esas pruebas?

Actualmente estos test tienen un precio alrededor de los 300-500€ dependiendo del número de genes que se analicen y de lo trabajado que esté su interpretación. Es importante pagar por un test pero también al profesional encargado de descifrar y orientar los resultados obtenidos hacia un objetivo dietético, ya que sin esta parte del plan, es muy posible que no comprendas bien los datos o tu interpretación no se traduzca en orientaciones efectivas.

Referencias

1.        da Silva TER, Andrade NL, Cunha D de O, Leão-Cordeiro JAB, Vilanova-Costa CAST, Silva AMTC. The FTO rs9939609 polymorphism and obesity risk in teens: Evidence-based meta-analysis. Obes Res Clin Pract. 2018;12(5):432-437. doi:10.1016/j.orcp.2018.08.001

2.        Xi B, Chandak GR, Shen Y, Wang Q, Zhou D. Association between common polymorphism near the MC4R gene and obesity risk: a systematic review and meta-analysis. Mittal B, ed. PLoS One. 2012;7(9):e45731. doi:10.1371/journal.pone.0045731

3.        Kilpeläinen TO, Qi L, Brage S, et al. Physical Activity Attenuates the Influence of FTO Variants on Obesity Risk: A Meta-Analysis of 218,166 Adults and 19,268 Children. Lewis C, ed. PLoS Med. 2011;8(11):e1001116. doi:10.1371/journal.pmed.1001116

4.        Aller EEJG, Mariman ECM, Bouwman FG, van Baak MA. Genetic Predictors of ≥5% Weight Loss by Multidisciplinary Advice to Severely Obese Subjects. J Nutrigenet Nutrigenomics. 2017;10(1-2):32-42. doi:10.1159/000469662

5.        Mayeuf-Louchart A, Zecchin M, Staels B, Duez H. Circadian control of metabolism and pathological consequences of clock perturbations. Biochimie. 2017;143:42-50. doi:10.1016/j.biochi.2017.07.017

6.        Camargo A, Delgado-Lista J, Garcia-Rios A, et al. Expression of proinflammatory, proatherogenic genes is reduced by the Mediterranean diet in elderly people. Br J Nutr. 2012;108(3):500-508. doi:10.1017/S0007114511005812

7.        Lazzarino GP, Andreoli MF, Rossetti MF, et al. Cafeteria diet differentially alters the expression of feeding-related genes through DNA methylation mechanisms in individual hypothalamic nuclei. Mol Cell Endocrinol. 2017;450:113-125. doi:10.1016/j.mce.2017.05.005

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email