El testimonio de Vanesa

Aunque a menudo las mujeres llevan buscando un tiempo quedarse embarazadas, la realidad es que cuando llega el momento siempre es una sorpresa. Algo realmente nuevo.

Como un instinto, se enciende la bombilla de la conciencia por su salud. Se trata de un instinto necesario para prestar atención a todos los requerimientos que se van a ir presentando hasta dar a luz a un bebé sano.

Entre estas cosas, la alimentación es una de las más importantes. Por eso, cada día encontramos más mujeres como Vanesa dispuestas a nutrir desde el principio su salud y la de su primera hija, Greta.

“Me esperaba una atención con el método tradicional con una pauta de una dieta simplemente.”

 

Los aspectos nutricionales del embarazo cambian según el trimestre, las características maternas y los hábitos dietéticos de la embarazada.

La suplementación con vitaminas y/o minerales, la exclusión de algunos alimentos por seguridad alimentaria y la ganancia de peso son los ejes de esta etapa.

En ADN evaluamos tu dieta mediante un informe de valoración nutricional. Éste nos permite observar si presentas una ingesta insuficiente para algún nutriente esencial, como por ejemplo suele ocurrir con el yodo, el hierro, la vitamina D, los folatos o el calcio.

Así, según tu dieta, te convendrá una suplementación concreta. No conviene dejar al azar el acertijo del complejo multivitamínico que nos solemos encontrar vienen pautados en la mayoría de las mujeres.

En el informe nutricional también podrás ver si la distribución de los grupos de alimentos y los macronutrientes, proteínas, hidratos de carbono y grasas están equilibrados en tu dieta.

En base a los resultados iremos pautando pequeños cambios. Tal y como ocurrió con Vanesa, los cambios se hacen muy fáciles y son muy efectivos. Están especialmente dirigidos a prevenir un aumento de peso exagerado, la diabetes gestacional y la anemia.

Además, tus datos clínicos guiarán tu alimentación para que sea segura pero sin dejar de ser nutritiva. Es decir, daremos pautas específicas sobre aquellos alimentos que aunque deben ser evitados, como por ejemplo los peces de gran tamaño, no nos lleven a consumir pescado por debajo de lo que tu bebé necesita para un correcto desarrollo cerebral.

“Cuando me quedé embarazada me preocupaba mantener un estilo de vida saludable, pero me sentía abrumada por la cantidad de opiniones y consejos que escuchaba.”

 

Recibirás recomendaciones de dieta baja en tóxicos, preparación al parto y primeros pasos para una lactancia materna llena de sabores y mensajeros de salud para tu hijo/a.

Para ello tenemos a disposición los servicios de consultas individualizadas o si te gusta más, también tenemos un grupo de nutrición perinatal para embarazadas y lactantes.

La nutrición perinatal ha demostrado beneficiar la salud materna de las embarazadas y la de su descendencia a corto y largo plazo. Previene el sobrepeso, alergias, infecciones, cólicos, diabetes, alteraciones de la flora intestinal, cáncer…

Cuando trabajas en prevención nutricional ahorras tiempo y dinero gastados en: médicos, fármacos, ausencia escolar, canguros, buscar información para tratar problemas de salud, dolores de cabeza, horas de sueño…en definitiva ganas calidad de vida.

“Con Rocío sentí tranquilidad al saber que todas sus pautas estaban basadas en la evidencia. Su metodología de trabajo me permitió mejorar mis hábitos nutricionales de una forma fácil.”

Si después de leer estás totalmente decidida puedes reservar directamente tu cita a través del portal de Doctoralia.