Las cifras son alarmantes, 4 de cada 10 niños de entre 6 y 9 años de nuestro país, padecen sobrepeso u obesidad. Sin embargo, en la mayoría de los casos pasa inadvertida hasta que no aparecen otras enfermedades asociadas como diabetes, colesterol elevado o hipertensión.

Ante este contexto, crece la necesidad de establecer un plan de acción, que permita frenar la aparición de nuevos casos, tratando el problema desde la raíz.

Hoy, con la finalidad de educar en salud y prevenir la aparición de éstas y otras enfermedades crónicas futuras, con el respaldo de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) se desarrolla la campaña: “Gracias por esos 1000 días”.

Los días más importantes de su vida, comprendidos entre el embarazo hasta los 2 años de edad, son fundamentales para el correcto desarrollo neurológico e inmunitario pero también para prevenir enfermedades durante el resto de su vida.

¿Te imaginas la tranquilidad de tener un hijo/a sano?

Hoy sabemos que la obesidad materna, el exceso en la ganancia de peso o el desarrollo de diabetes gestacional durante el embarazo predispone a la descendencia a la obesidad por los cambios hormonales que ello supone a nivel de la programación fetal.

Seguir lactancia materna, así como llevar a cabo una alimentación complementaria adecuada previenen el desarrollo de obesidad infantil.

Pautas para prevenir la obesidad de tus hij@s

  1. Sigue una alimentación saludable y mantén un peso adecuado durante el embarazo, todo se transmite
  2. Promueve lactancia materna exclusiva o mixta como mínimo durante los primeros 6 meses de vida y hasta que madre y bebé decidan
  3. No obligues a terminar un biberón sobretodo si el bebé hace signos de rechazo o para de chupar
  4. La posición del biberón debe ir en línea recta con la boca del bebé, de forma que le permita controlar lo que quiere tomar
  5. El inicio de la alimentación complementaria es a partir de los 4-6 meses, no antes
  6. Iniciar lo antes posible en el consumo de frutas y verduras
  7. Ayudar o acompañar al niñ@ en el proceso de abandonar el plato
  8. No persuadir para que se termine lo que falta
  9. Evitar sobornos
  10. No premiar con comida en ningún caso y menos para tranquilizar o distraer
  11. Cerrar la boca o girar la cabeza son señales de saciedad a esta edad, no insistas
  12. A esta edad no se necesita tanta energía como los padres creen – ofrecer raciones pequeñas o dejar que ellos se sirvan
  13. Asegurar un espacio tranquilo, cómodo y sin distracciones (TV) para comer
  14. Comer padres e hijos juntos y la misma comida – los niñ@s copian tus hábitos, asegúrate de que sean saludables
  15. Abrazar en lugar de dar comida para tranquilizar
  16. Ofrecer alimentos integrales más saciantes

¿Cómo diagnosticar una disregulación del apetito y sobreingesta en niños?

  • Disfrute de la comida por encima de lo habitual
  • Comer rápido
  • Comer a pesar de no tener hambre
  • Pedir comida fuera de los horarios normales y por tanto comer con mayor frecuencia
  • Pedir comida cuando se aburren
  • Acabarse la comida siempre sin dejar nada en el plato
  • Pedir comida en cuanto la ven aunque sea en foto y comer en cuanto la tienen accesible y sin parar

ACTUAR ESTÁ A UN CLICK

Si detectas estas pautas en tu hij@ te recomendamos nuestras intervenciones nutricionales durante la etapa infantil dirigida a familias

Bibliografía

ESTUDIO ALADINO 2015 

OVERWEIGHT AND OBESITY 2017